¿Utilizan bien las nuevas tecnologías nuestros/as hijos/as?

pexels-photo-876285

Es indiscutible que el impacto de las nuevas tecnologías en general y de las redes sociales en particular, es mucho más rápido e intenso, que el estudio de las consecuencias que puedan conllevar su mala utilización, sobre todo en edades tempranas.

Hace ya algunos días, tuve la suerte de empezar a intervenir, tanto en colegios como en Institutos, para prevenir y enseñar a los/as alumos/as a cómo utilizar de forma correcta las nuevas tecnologias. Es obvio que si las utilizamos de forma adecuada, son de una gran utilidad y a veces necesarias para muchas cosas y actividades, como puede ser hacer trabajos académicos, programar, comunicarnos o incluso, para pasar un buen rato con un juego. Pero un mal uso, puede llegar a ser muy negativo y sobre todo para nuestros/as hijos/as.

Se me hace difícil ver como cada vez más alumnos/as de edades muy tempranas (8-10 años), ya disponen de móviles de última generación con conexión a internet y acceso a las redes sociales más habituales como Facebook, Instagram, Snapchat y Musical.ly. Y se me hacen todavia aún más difícil cuando te das cuenta que hay una falta de supervisación por parte de los progenitores de estos/as niños/as en la utilización de las mismas.

Es importante que los/as tutores/as y progenitores/as supervisemos el correcto uso de las nuevas tecnologias, que les expliquemos la importacia de la “privacidad en las redes sociales” y de los riesgos que pueden conllevar el tener una red “pública”  e ir aceptando “sin más” contactos de personas que no conocemos ni conocen.

Es por ese motivo que centré mi intervención en la prevención y en los riesgos de problemas como el Ciberbulling, Grooming o incluso la adicción a los video juegos contemplado recientemente por la OMS (Organización Mundial de la Salud) como un trastorno y problema de salud mental.

Creo firmemente que la utilización adecuada de las nuevas tecnologias nos están ofreciendo la oportunidad de evolucionar y desarrollarnos, siendo todo esto muy positivo para nostros y para nuestros/as hijos/as, pero siempre y cuando, tengamos en cuenta una serie de requesitos muy importantes como pueden ser la edad de incio, la frecuencia de uso y la información real de la que dispongan para poder utilizarlas.

Espero que este artículo junto el vídeo que os dejo en el siguiente link, os abra la puerta para la reflexión con vuestros/as hijos/as y/o alumnos/as.

Ponencia de D. Enrique Martínez Reguera

IMG_0216

El pasado viernes 10 de noviembre tuvo lugar el 4º Congreso Internacional de menores infractores y Violencia Juvenil celebrado en la ciudad de Orihuela (Alicante).

La ponencia que clausró dicho congreso y que moderé, contó con uno de los profesionales que más influyeron en mi durante mi etapa como educador primero y como psicólogo después, de menores infractores en distintos centros asistenciales (residencias, pisos tutelados y Centro de Día).

¡Qué decir de Enrique Martñinez Reguera! Autor de infinidad de libros (entre ellos uno que más me impacto como “Cachorros de nadie” publicado en 1988). Se trata de un autor con un gran experiencia, capacidad de síntesis, claridad de ideas y siempre con una visión crítica de la realiadad del abordaje educativo de nuestros menores.

En la ponencia que dirigi, Enrique con sus más de 50 años de experienza, hizo un barrido histórico de la intervención con menores destacando tres etapas que según él han ido marcando los tiempos en la intervención. La primera fue cuando se empezó a criminalizar a los menores (publicó en un libro todos los recortes de prensa de la época dirigidas a ello), la segunda cuando entró en las calles la terrible heroína y la tercera y última en la que actualmente estamos, cuando entraron grandes empresas privadas para abordar el tratamiento de estos niños/as.

Continuó la ponencia explicándonos de una forma magistral, en qué se basaba su intervención que tan buenos resultados les ha dado con los llamados menores resistentes y “que nadie queria”. Su premisa básica es: dar una crianza a los niños/as que no lo han tenido basada en el amor y respeto. Enrique achaca los comportamientos disruptivos de los menores infractores a su gran inseguridad (aspecto que estoy totalmente de acuerdo). Está inseguridad según él, no se puede tratar con más confrontaciónya que en vez de hacer que el menor mejore a través de la reflexión, hace que se reafirme todavía más si cabe, en sus posturas disruptivas.

Un de los muchos aspectos que me llamaron la atención de su ponencia, fue que su metodologia de trabajo además de basarse en el amor y respeto, se basaba en hablar de “tu a tu”, conversar e intentar abrir la reflexión con los menores siempre fuera del despacho y alejado de los cuestionarios. La intervención se debía de hacer paseando y utilizando su entorno más cercano evitando así el trabajo de despacho que tan pocos frutos nos ha dado.

Uno de los objetivos que según él debia de perseguir los profesionales que trabajan con ellos, es que deben conectar, y esa conexión, solo se producirá cuando el profesional le sea útil al menor para resolver sus problemas y que siemrpe debe estar a su lado para ayudarle en su resolución. Solo así, se puede llegar a ellos iniciándose el proceso de cambio.

 

 

 

Formación en intervención familiar

IMG_3955La formación en intervención familiar es importante para un adecuado abordaje terapéutico de las familias usuarias de Servicios Sociales. Estas intervenciones pueden ayudar y motivar a sus componentes al cambio.

El taller de formación realizado se centró en exponer distintas herramientas terapéuticas utilizadas, para aumentar la motivación y compromiso al cambio de las familias multiproblemáticas, utilizando técnicas de la entrevista motivacional, y en caso de resistencia, evaluar y abordar terapéuticamente los llamados esquema disfuncionales de los progenitores.

Esto último, el abordaje terapéutico de los esquemas disfuncionales, es súmamente importante y se debería de tener en cuenta en la mayoría de las familias multiproblemáticas y/o resistentes al cambio. Abordaje terapéutico propuesto por Young (1990), y que se podria explicar a través de la siguiente gráfica:

Imagen 1Según este autor, hay tres variables que determinan el desarrollo de los llamados esquemas desadaptativos y/o disfuncionales. El temperamento del niño/a, los eventos traumáticos  y el tipo de educación y/o apoyo que le brinden sus progenitores. Así pues, un hecho trumático experimentado por un niño/a, improntará y dejará más o menos huella, estructurando sus esquemas, dependiendo de su temperamento y de la forma que lo aborden o traten sus progenitores.

Estos esquemas disfuncionales harán que el niño/a vaya creciendo en base a unas creencias erróneas sobre si mismo y sobre el mundo que le rodea, favoreciendo a que utilice conductualmente los llamados modos de afrontamiento (Young, 1990). Estos modos pueden ser o bien aceptándolos, o evitándolos. Tanto uno como el otro, harán que el niño/a se desarrolle y crezca en base a unas creencias falsas y que le irán marcado sus experiencias y vivencias durante toda su vida y ésto claro está, se traslada a la forma en la que educará a sus hijos/as en el futuro, cronificando así el problema. Un ejemplo de esto podría ser, un niño/a de trato fácil (temperamento) que haya sufrido un abuso en el colegio (evento traumático) y que sus progrnitores lo traten como un persona débil e inútil o que no le den importancia o que incluso pasen de él. Esta situación desarrollará en el menor pensamientos de “soy débil y no merezco nada” o “estoy solo/a en el mundo y las relaciones son peligrosas”. Con este ejemplo podemos explicar los modos así pues, el niño si acepta que “es débil y no merece nada”, sus relaciones sociales y su comportamiento se basará en dicha premisa y si evita, intentará estar solo/a para que nadie abuse de él, ya que “estoy solo/a en el mundo y las relaciones son peligrosas”.

Como habéis podido leer en esta pequeña entrada, la psicologia va adquiriendo más herramientas y técncias para ayudar a estas familias que presentan tanta problemática.

Para saber más:

  • Miller, W. y Rollnick, S. (2015). La entrevista motivacional. 3ª Edición. Barcelona.
  • Young, J.E. (1990). Cognitive Therapy for Personality Disorders. Sarasota, FL: Professional Resources Press. Keith S. Dobson. Handbook of Cognitive-Behavioral Therapies, Third Edition (p. 346). Guilford Publications.

 

 

Método de enseñanza “Flipped Learning”

pexels-photo-240223Muchos/as profesores/as como yo, habrán empezado este curso muy motivados/as y con ganas de adaptar todo lo que hemos estudiadio y aprendido durante estos meses de verano.

Yo en particular este año estoy muy ilusionado con la aplicación del método llamado “aprendizaje inverso“. Este tipo de aprendizaje desarrollado y perfeccionado por le profesor de física de Harvard en la década de los noventa Eric Mazur, consiste básicamente en que el/la alumno/a deberá pasar de un aprendizaje pasivo a otro mucho más activo e interactivo.

Esta metodología se basa en que el alumno/a deberá de leer previamente y de forma activa el tema antes de cada clase. Es muy común la utilización de vídeos y de material interactivo desarrollado normalmente por el profesor/a. Esto ya supone una gran ventaja, puesto que la clase empieza por un conocimiento medio de la materia por parte de los alumnos/as. Además, el profesor/a puede controlar e individualizar el aprendizaje al máximo, adaptándose a sus estudiantes, ya que estos, después de la preparación de la clase, suelen contestar a un “cuestionario de verificación“, indicando así sus conocimientos adquiridos, sus dudas, los puntos más complicados y difíciles, etc. que luego se trataran por parte del profesor/a, convirtiendo la clase en un lugar más cercano y adaptado a cada uno de los estudiantes.

Como conclusión, deciros que éste es mi primer curso con esta metodologia y animo a que profundicéis un poco en el tema ofreciéndos una serie de artículos y vídeos que espero que sean de vuestra utilidad.

Videos Clase IntroductoriaPeerInstructionSpanishPeerInstructionEnglishFlipped ClassroomClaseInvertida

¿Te cuesta empezar? Tienes un problema

desk-pencil-draw-table-159686

Últimamente en los foros especializados se habla cada vez más de la llamada procrastinación. Este término que proviene del latín, consiste en el hábito de dejar de hacer, proponer y evitar situaciones desagradables u obligatorias y sustituirlas por otras más agradables. Es humano escapar del dolor y buscar el placer y seguro, que todos/as nosotros/as en más de una ocasión, ha evitado algunas de sus obligaciones, o ha dejado de hacer sus deberes.

En principio, está conducta no tiene por qué ser un problema pero si ésta se convierte en un hábito, instaurándose en nosotros/as, puede acarrear muchos problemas, entorpeciendo la consecución de nuestras objetivos y metas, afectando negativamente a nuestra autoestima.

El interés por el estudio y tratamiento de este “efecto perverso” de la procrastinación, se despertó en mi hace algún tiempo, ya que se suele dar tanto en algunos/as de mis alumnos/as como en mis clientes en terapia.

Para evitarla, existen varias herramientas que podemos utilizar para prevenirla y tratarla. Una de la que más me gusta y recomiendo, es la técnica “pomodoro“. Se trata de una método muy sencillo y eficaz. Consiste en hacer la actividad durante 25 minutos y luego tomarse un periodo de unos 5 minutos de relajación. Si reforzamos nuestro trabajo con algo agradable o positivo la técnica será muchísimo más eficaz, instaurándose en nuestra conducta ¡Probarla y veréis como funciona!

¿Qué está mal en la psicología?

 

Una breve introducción

¿Qué es la psicología?. ¿De qué asuntos se ocupa?. ¿Me puedo creer lo que dice?. ¿Es una ciencia?. ¿Y qué significa ser una ciencia?. Todas estas preguntas, y quizá más, son las que pueden asaltar al público en general, poco relacionado con eso de la psicología, que en algún momento de sus vidas se topan con algún tema al que la psicología aporta una respuesta, una guía, una recomendación. Bueno… o, más bien, sería recomendable que se hicieran esas preguntas…

Aunque sería interesante dedicar unas líneas a las terapias no científicas, creencias erróneas en la psicología popular y otros cuentos, en esta serie de cuatro breves posts trataremos de mostrar qué cosas son mejorables para el avance del conocimiento científico en psicología y una propuesta para la mejora.

En 2004 y 2007, en la revista Appied and Preventative Pychology, se reimprimieron y comentaron los artículos de Paul E. Meehl, publicado 1978 en Journal of Consulting and Clinical Pychology, y de Paul L. Wachtel, ensayo publicado en 1980 en American Psychology. En los dos escritos los autores lamentaban el estado de la investigación en psicología. Estado que, según argumentaban, era un resultado directo de la tradición investigadora dominante y el apoyo institucional que dicha tradición tenía.

Este mismo punto de vista manifestaba David T. Lykken, en su artículo What’s wrong with psychology anyway?, que podemos traducir como ¿De todos modos, qué va mal en psicología?, o si se quiere una traducción más castiza: ¿Qué pasa con la psicología?, publicado en 1991 en un libro de ensayos en honor a Paul Meehl editado por la universidad de Minesota. Lykken concluye, basándose en los fondos de financiación obtenidos para investigaciones, las tasas de rechazo de las revistas y la contribución al conocimiento acumulativo de los artículos publicados, junto con el autor del artículo y la tasa del número de lectores, que hay algo erróneo en la tradición investigadora en psicología. Habla de que es difícil no llegar a la conclusión que la psicología no es más que un mal relato de las ciencias naturales.

En este sentido, Lykken argumentaba que la psicología había copiado la forma, pero no la sustancia, de las ciencias naturales, y apoyaba esta conclusión comparando la actitud de la tradición de investigación en psicología con la de los lugareños de las islas de los mares del sur después de la II Guerra Mundial. Durante la guerra los isleños veían como aterrizaban los aviones de carga en los aeródromos que las tropas improvisaban en las islas. Cuando acabó la guerra y los aeropuertos de campaña fueron abandonados por los militares, los nativos construyeron sus aeropuertos, con su torre de control y sus antenas de comunicación hechas del mejor bambú que podían encontrar. Todo parecía igual que cuando estaban los militares, pero, claro… los aviones no aterrizaban. Para Lykken, la psicología actúa como una ciencia Cargo-cult (de culto a los aviones de carga), imitando a las ciencias naturales, pero sin que lleguen los aviones.

Pero, ¿qué es lo que estaba, o, mejor dicho, está mal en la tradición investigadora predominante en psicología?. En 2011, Bradley D. Woods en su tesis What’s still wrong with psychology anyway?. Twenty slow years, three old issues, and one new methodology for improving psychological research, acogiéndonos a la traducción castiza: ¿Qué pasa todavía con la psicología?. Veinte largos años, tres problemas de siempre y una nueva metodología para mejorar la investigación psicológica, nos resume los tres problemas principales de la investigación en psicología:

  1. La medida de los constructos psicológicos.
  2. La prueba de significación estadística de la hipótesis nula en la evaluación de teorías.
  3. El eterno debate entre lo ideográfico y lo nomotético.
Trataremos por separado cada uno de estos temas problemáticos en la tradición de investigación en psicología y la puerta a la esperanza, que reseña también Woods en su tesis. Una nueva metodología estadística propuesta por James W. Grice, el Modelado Orientado a la Observación (Observation Oriented Modeling).

Written with StackEdit.

 

Family-based intervention program for parents of substance-abusing youth and adolescent

En ocasiones los profesionales de la salud, no hemos prestado la suficiente atención al núcleo familiar de nuestros clientes. Esto tal vez haya sido por qué nos hemos centrado en la mayoría de los casos, en los síntomas y signos del problema intentando dar con una solución “individual y relativamente rápida”.

No obstante, en una gran proporción de casos, he podido observar, que el núcleo familiar del cliente puede convertirse en un aliado más que válido para acelerar y asentar el proceso terapéutico. Esta ayuda puede producirse incluso cuando el cliente no quiera asistir a una terapia psicológica ¡Parece increíble verdad! ¿Cómo va a mejorar un paciente sin asistir a terapia? Pues bien, según algunas investigaciones (incluida la nuestra), es posible que pacientes resistentes al cambio inicien su proceso de mejora con la ayuda de sus familiares y seres queridos.

Os dejo el resumen de nuestro artículo y os animo a leerlo en Journal of Addiction. Aquí os dejo el enlace:

http://dx.doi.org/10.1155/2016/4320720

Abstract

The use of drugs among adolescents/youth often results in a high degree of distress for the family members who live with them. This in turn can lead to a deterioration of mental psychological health, hindering any attempt to successfully cope with the situation. The goal of our research was to study the effect of the Community Reinforcement and Family Training (CRAFT) program on parents of adolescents/youth drug users.

Study volunteers (N=50) consisted of parents from Valencia (Spain) that were divided into two groups. The experimental group (n=25) was made up of parents whose sons and daughters exhibited problems with drug use and the constructed non-causal baseline group (n=25) was made up of parents whose sons and daughters did not show any substance abuse problems. For both groups, self-esteem (Rosenberg Self-Esteem Scale), depression (BDI-II), anxiety (STAI) and anger (STAXI-II) were evaluated before and after the application of the CRAFT program.

Results show a significant improvement in the experimental group’s self-esteem, depression, anger state and a decrease in negative moods. These changes in parents produce a positive effect on their substance user sons and daughters:  of the 25 participants, 15 contacted specialized addiction treatment resources for the first time.